jueves, 4 de septiembre de 2014

Adaptar un ascensor familiar a nuestra vivienda

Los ascensores son cada día más y más necesarios

¿Te imaginas la vida sin ascensores?

 Llegar a la vejez en buenas condiciones es el deseo de cualquier persona. Sin embargo, el propio trascurrir de la vida, los problemas y las enfermedades hacen mella en nuestro cuerpo y lo que antes era visto como una diversión, con los años, se percibe como un obstáculo más que solventar. ¿Te imaginas preso en tu propia casa? Una sensación similar es lo que experimentan muchos de nuestros mayores. A medida que vamos cumpliendo años, nuestras capacidades físicas y mentales van disminuyendo, convirtiéndose en un castigo el hecho de bajar o subir un simple escalón.

Como solución a esta problemática que va en aumento, teniendo en cuenta que cada vez vivimos más años, se presenta la instalación de ascensores unifamiliares, adaptables a todo tipo de edificios. También conocidos como elevadores unifamiliares, se asemejan, a simple vista, a un ascensor tradicional, con la diferencia de que este último es un aparato que se mueve a una velocidad más rápida. Los ascensores unifamiliares, como su propio nombre indica, cumplen muy bien con su función dentro de las viviendas unifamiliares. Viviendas de pocas plantas, comercios, restaurantes, geriátricos, administraciones públicas, etc., que para ganar en accesibilidad también han decidido colocar un elevador de estas características para facilitar el acceso de las personas mayores o con problemas de movilidad a los distintos pisos. ¿Cuáles son las ventajas de montar en nuestro inmueble ascensores unifamiliares? Si los comparamos con un ascensor tradicional, conviene resaltar el menor consumo eléctrico de estos elevadores, su escaso coste en labores de mantenimiento, una instalación más rápida y sencilla y, no necesitan un cuadro de máquinas.

Además, un elevador unifamiliar puede colocarse incluso sin foso con una pequeña rampa o con un foso muy pequeño. También se pueden instalar en el interior de una estructura sin necesidad de que ésta tenga puertas, paredes o techo. Saber amoldarse a las necesidades, tanto estéticas como económicas, de los clientes es lo que ha permitido a muchas empresas especializadas en el sector de la accesibilidad hacerse un hueco entre lo más alto. Si nos fijamos en el mercado, encontramos una gran variedad de modelos de elevadores y sillas salvaescaleras que se amoldan al diseño del edificio o de la comunidad de vecinos. Aunque lo importante a la hora de elegir un ascensor o una plataforma salvaescaleras es su funcionalidad, aquel que ofrezca a nuestros mayores un mayor autonomía, libertad y mejoría en la calidad de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario