jueves, 19 de enero de 2012

Acondicionamiento de locales comerciales

por mi parte he escrito a la ETSAV pero creo que a estas alturas ya deben estar enterados. Yo que soy Ing. Informatico parezco un privilegiado a los ojos de mi amigo arquitecto pero es lo que yo le digo ,nuestra profesión siempre ha sido una mierda pinchada en un palo al lado de los arquitectos y encima teníade reconocimiento social, ahora les ha tocado a ellos y a lo mejor en un futuro me vuelve a tocar a mí. Yo sigo ganando aproximadamente lo mismo, dedicándome a lo mismo, puedo sentirme orgulloso de varios de mis proyectos y tengo varios clientes que piensan en mi cuando necesitan un informe, acondicionar un local o rehabilitar una casa.

soy ingeniero pero he trabajado hasta hace poco en el sector de la construcción, evidentemente una gran parte del tiempo como falso autonomo y viendo como cualquier chaval deaños con la educación obligatoria yaños de experiencia como encofrador me doblaba el sueldo. Yo soy la nºque se inscribió a la oferta. Yo ya he perdido un par de amistades y no me hablo con un familiar por esto mismo. Yo ya lo comenté: en cualquier otra profesión, la caché de un perfil de esas características no baja el doble del máximo que ponen. Y no tengo mucho más que decir, teniendo en cuenta que probablemente ya se haya cubierto la plaza. Lo cual me parece indignante, como la actitud de becaria -sin ofender-. Eso de que como en otros sitios están peor aquí no podemos quejarnos, o lo de que como dice el CSCAE, la culpa es nuestra, o lo de que los jóvenes tenemos que tragar o emigrar me parece de alguien escurriendo el bulto.

me muero por ir a Mallorca/ -[Riendo] ¿Quién es culpable del desfase? Yo no, por supuesto. -¿Entonces quién? -Mire, le voy a contar una cosa que le ayudará a responder eso sin que yo lo haga. A mí el conselleiro [de Cultura]. -¿Cuál? ¿Pérez Varela? -Sí, ese, el anterior. Cuando le presenté, acorde con el plan de origen, esta biblioteca en la que estoy, me preguntó: «¿Cuántos libros caben?». «., como habían pedido», le dije. Y en ese momento exclamó: «De eso nada, haga sitio para un millón».

No hay comentarios:

Publicar un comentario